Polémica por la liberación del asesino del taxista: expertos afirman que el juez podía dejarlo preso – 13/07/2019

Mató a golpes a un taxista pero está en libertad. Y la explicación que brindó el juez de Garantías platense Juan Pablo Masi es difícil de entender y no encuentra consenso en el ambiente judicial.

El miércoles a la madrugada, Esteban González Zablocki (27), le dio una golpiza brutal al taxista Jorge Gómez (52), tras una presunta discusión de tránsito. La víctima quedó en coma y murió este viernes a la tarde. Zablocki, que ya tenía antecedentes por una agresión comparable a un joven en Mar del Plata, estuvo en calidad de aprehendido apenas un día.

El acusado por el crimen del taxista estuvo 24 horas demorado en una comisaría. (Mauricio Nievas)

El acusado por el crimen del taxista estuvo 24 horas demorado en una comisaría. (Mauricio Nievas)

A pesar de que el fiscal del caso Juan Menucci pidió la detención del agresor y el propio juez Masi la concedió, Zablocki quedó libre por un tecnicismo que rara vez se aplica. Su abogado presentó un pedido de eximición de prisión antes de que su cliente se entregara. El juez lo rechazó, pero igualmente dejó al agresor en libertad para esperar que la Cámara de Apelaciones confirme si el recurso para evitar la cárcel period viable o no.

El propio Masi intentó explicarlo: «Nuestro código procesal penal impone en el artículo 431 la suspensión de la ejecutoriedad de medidas cautelares, por ejemplo, la detención hasta tanto no queden firmes. Infinidad de veces se habló de la necesidad de cambiar la ley y nunca se cambió. Al haber presentado la defensa un pedido de eximición de prisión, la persona no puede ser detenida hasta tanto no sea revisada por la Cámara o el Tribunal de Alzada, no puede ejecutarse esa detención que ya está ordenada», dijo el juez.

Masi agregó que para que Zablocki quede detenido por matar al taxista «hay que esperar a que la defensa primero apele ese rechazo y, en segundo lugar, a que la Cámara de Apelación se expida al respecto». Esa decisión podría llegar a demorarse por lo menos 15 días. Y en el medio está la feria de invierno.

Clarín consultó a distintas fuentes del Poder Judicial bonaerense para saber si es correcto el criterio aplicado por el juez Masi. La mayoría coincide en que en un caso de esta gravedad y al tratarse de un acusado con antecedentes, Zablocki debería haber quedado detenido de inmediato.

Un juez de Garantías de la Provincia se manifestó en contra de la decisión del magistrado. «Hay dos criterios. Uno sostiene que no se puede detener hasta que no quede firme la negativa a la eximición de prisión. Otro marca que si hay riesgo de fuga se puede mantener detenido al imputado y esperar en todo caso que la Cámara de vuelta la decisión. El juez dice que se trata de un tecnicismo, cuando en realidad debería hacerse cargo del criterio que utiliza«, explicó.

El juez Juan Pablo Masi, en el centro de la polémica.

El juez Juan Pablo Masi, en el centro de la polémica.

En tanto, un fiscal del Conurbano señaló que lo que hizo Masi «está bien en el sentido authorized». Sin embargo, agregó: «Pero yo lo hubiera dejado preso porque el agresor ya se escapó en el momento de la golpiza. Siempre depende del criterio del juez. Puede determinar que hay riesgo de fuga y de entorpecer la investigación«. Igualmente, este fiscal indicó que en este caso no había lugar para la eximición de prisión. «Ahora debería quedar detenido por la pena en expectativa».

Otro fiscal bonaerense consultado por Clarín dijo que lo que se discute «es una cuestión técnica compleja«. A favor de Masi explicó que «si una persona está en libertad, se pide su detención y presenta la eximición de prisión, ahí no se lo puede detener hasta que la eximición de prisión no este firme». 

Mirá también

No obstante, aclaró que tanto en causas por «tentativa de homicidio» u «homicidio» la eximición de prisión ya no es válida. Ese recurso, detalló, se puede presentar siempre y cuando la pena del delito que se imputa no supere el mínimo de los 3 años de prisión o el máximo de 8. El código penal fija una pena de 8 a 25 años de prisión para quienes sean culpables de un «homicidio very simple».

Además, el fiscal explicó que la orden de detención es una medida cautelar que para ejecutarse no requiere el doble conforme de la Cámara. «El artículo 431 no se aplica cuando hay medidas cautelares. Si yo ordeno una detención no tengo que esperar a que esté firme porque si no, no tiene sentido. Sigue preso y, en todo caso, se da vuelta hasta que la Cámara lo larga. Una detención se ejecuta, no hay que esperar a que esté firme, no tiene efecto suspensivo y no es apelable», señaló.

Roberto Cipriano, abogado de la Comisión Provincial por la Memoria, opinó: «Si la eximición se presenta antes de la detención, está bien que se espere. El acusado se presenta con su abogado, acredita su identidad, fija un domicilio y le está diciendo a la Justicia que va a estar a derecho. El principio que se aplica, por lo general, es ése».

«Ahora cuando la víctima murió, ya está. Es un delito que no tiene una pena excarcelable. En este caso, además, habrá prevalecido la mirada de que se trata de una persona de clase media. En otro caso, seguramente hubiera quedado preso», agregó Cipriano.

LM / AS

Facebook Comments