Proclama de la Marcha del Silencio tuvo duras críticas al Senado, Presidencia y las Fuerzas Armadas

En la noche de ayer una larga columna partió bajo intensa lluvia desde la esquina de calle Uruguay en su intersección con las calles Héctor Gutiérrez Ruiz y Zelmar Michelini, en una nueva Marcha del Silencio, que recorrió calle Uruguay para culminar en plaza de los Treinta y Tres. Al culminar la movilización se procedió a leer una proclama alusiva a la fecha.
REPUDIO A LAS ATROCIDADES COMETIDAS
“Este día, marcado por los asesinatos de Michelini, Gutiérrez Ruiz, Whitelow y Barredo y por la desaparición de Manuel Liberoff, es por sobre todas las cosas un abrazo a todos nuestros desaparecidos” comenzó expresando la proclama leída en Plaza de los Treinta y Tres Orientales.
“Es una cálida demostración de solidaridad con quienes sufrieron y aún sufren las consecuencias de la barbarie del Terrorismo de Estado y particularmente con la lucha de las madres que buscaron a sus hijos y los siguen buscando. Expresa el repudio más enérgico a las atrocidades cometidas, tristemente reivindicadas no sólo por sus ejecutores sino también por los Generales y la Oficialidad actual, que no temen por su honor cobijando en sus filas tales elementos.
Constituye un no rotundo a las políticas de olvido. Nos recuerda que el crimen de la desaparición se sigue cometiendo hoy y representa una amenaza permanente para las nuevas generaciones que deben vivir libres y luchar por sus sueños sin esa carga. Por eso estas marchas son también un abrazo protector para nuestros jóvenes”, se expresó. “Ellos deben reflexionar sobre los horrores vividos, porque para decidir qué país quieren, qué deben rechazar o exigir, deben conocer la verdad y tener las garantías para poder expresarse”.
“NUNCA AVALAREMOS PACTOS SILENCIOSOS”
En otro tramo de la proclama se expresó que “las Marchas del Silencio expresan la voluntad de miles de ciudadanos a lo largo y ancho de nuestro país, que no quieren que esta historia se repita. ¡Nunca más dictadura, ni Terrorismo de Estado! Por eso lamentamos hondamente tener que denunciar a los senadores que pusieron sus rencillas electorales por encima de lo que su investidura les reclama, que es la defensa de la institucionalidad democrática con acciones y expresiones que la fortalezcan y no con eufemismos que los conviertan en cómplices de un pasado doloroso.
Los generales que estos días expresaron su mentalidad golpista, que avalaron con sus fallos de los Tribunales de Honor, los gravísimos delitos de Gavazzo, Silveira y Maurente, no deben bajo ningún concepto integrar y menos aún conducir las Fuerzas Armadas. Pero, nuevamente el Senado no estuvo a la altura de lo que la República exige. Tampoco compartimos y lo dijimos en su momento, la poca transparencia que tuvo este proceso por parte de todos los implicados, incluida la Presidencia. Nunca avalaremos ni justificaremos los pactos silenciosos y la poca decisión política con que se han movido todos los partidos que se han sucedido en el gobierno. Pero esto no justifica proteger a los militares artífices de este veredicto”.
“ES MUY GRAVE EL MENSAJE
DADO POR EL SENADO”
La proclama expresó además que esos mismos senadores que se llenan la boca diciendo que quieren terminar con los delitos, ¿qué nos ofrecen con esta votación? Humillación, vergüenza y más impunidad. Queremos un Estado que genere garantías y no amenazas. Un gobierno que las materialice con Verdad y Justicia. Con investigación y esclarecimiento de los delitos del Estado, como la foundation sólida en la que se asiente la democracia. A los 3 partidos que se alternaron desde el 85 a la fecha les cabe la responsabilidad de mantener intocada la formación de las Fuerzas Armadas, en una doctrina golpista y una soberbia mesiánica, colocándose además como una institución por encima y por fuera de nuestro orden democrático. Sin sentirse obligados a subordinación alguna a los Poderes del Estado”.

Facebook Comments