Qué dice el gobierno australiano de la seguridad en la Argentina

En las recomendaciones a los turistas de su país, el gobierno de Australia sitúa a la Argentina en el mismo nivel de seguridad que otras ciudades de la nación oceánica.

Terence Luke Bulmer (65) había llegado el viernes a Buenos Aires. Al día siguiente planeaba abordar un crucero a la Antártida y esa mañana, bien temprano, salió a trotar por la zona de la Facultad de Derecho, adonde lo apuñalaron en el corazón en un intento de robo. Ahora pelea por su vida en el Hospital Fernández.

De acuerdo con el servicio de atención consular Sensible Traveller, la Argentina es un destino catalogado como nivel 1, es decir, que los consejos a los ciudadanos durante el viaje son «aplicables a normas de seguridad normales y similares a los de la mayoría de las ciudades australianas».

El protocolo fue actualizado por última vez el 23 de octubre de 2019, debido a las protestas ocurridas en Chile. Entonces advertían que el paso fronterizo entre Mendoza y el país vecino podría estar cerrado.

Mirá también

En él sugiere estar atentos a «ataques terroristas, crímenes violentos o amenazas de salud específicas», usar «el sentido común» y estar «atento a comportamientos sospechosos».

En el informe 2018-2019, el informe reportó que el 87% de los australianos viajaron a países clasificados en los niveles 3 y 4, y que, en standard, las sedes consulares del país en el extranjero atendieron más de 13 mil incidentes, entre ellos, 268 asaltos.

Otros países han advertido en los últimos tiempos sobre los peligros que acarrea la inseguridad en la Argentina, tras violentos robos sufridos por turistas extranjeros, como los casos del estadounidense Joe Wolek (54), del sueco Christopher Persson (36) y del inglés Matthew Gibbard (50).

Mirá también

En Estados Unidos advierten sobre los secuestros, aunque aclaran que «están dirigidos a personas conocidas o adineradas, casos en los que los secuestradores saben que pueden pedir un rescate, y no a extranjeros».

Como parte de los guidelines de seguridad, también les recomiendan a los turistas que «no muestren cámaras, celulares, computadoras o sumas importantes de dinero» en la calle, y que porten sus documentos en «bolsos que se puedan mantener planos contra el cuerpo».

Por último, aconsejan «nunca perder de vista bolsos o mochilas, ni si quiera por un momento» y «dejar una mano o el pie sobre el equipaje, aún en la recepción de los hoteles y terminales».

Mirá también

En diciembre de 2017, Wolek, un fotógrafo estadounidense que llegó a Argentina para celebrar su cumpleaños, fue víctima de asalto en La Boca, mientras paseaba con su cámara por la zona de Caminito. Recibió 10 puñaladas y estuvo 21 días internado en el Medical center Argerich, donde le salvaron la vida tras una operación de alta complejidad.

Tras ese ataque, el Departamento de Estado de Estados Unidos sumó una nueva advertencia a los turistas norteamericanos. En la actualización de las sugerencias a viajeros que visiten Argentina alertaban sobre el peligro de los «motochorros».

El resto de los consejos coinciden con los publicados por la Embajada de Suecia. Entre otros puntos, se recomienda prestar atención a los «atracadores, carteristas y estafadores que trabajan en la calle, en restaurantes y vestíbulos de hoteles, en la estaciones de autobuses y trenes, en el transporte público y en los puertos de crucero».

Mirá también

Entre los lugares más peligrosos el informe destaca a San Telmo, Recoleta y La Boca. Sobre el último barrio porteño, aconseja recorrerlo «solo durante el día».

A Persson lo balearon al asaltarlo el 29 de diciembre en Tacuarí al 400, a la vuelta del hotel donde se hospedaba con su novia. Tuvieron que amputarle la pierna derecha después del robo.

El último caso más resonante fue el asesinato del inglés Matthew Gibbard (50) a las puertas del Hotel Faena, en Puerto Madero, por un disparo que llevó al desmantelamiento de una banda de argentinos y extranjeros que “marcaban” a los turistas que llegaban desde Ezeiza.

EMJ

Facebook Comments