Revocaron el fallo por el crimen de Paula Perassi y condenaron a su amante a 17 años

La Cámara de Apelaciones de Rosario revocó parcialmente el fallo de primera instancia por la desaparición y muerte de Paula Perassi, la mujer de la ciudad santafesina de San Lorenzo a la que se vio por última vez con vida en septiembre de 2011, y condenó a su amante a 17 años de prisión.

La Justicia lo consideró responsable del delito de privación ilegal de la libertad coactiva, agravada por tratarse la víctima de una mujer embarazada.

La esposa del hombre, además, recibió una pena de siete años por ser partícipe secundaria en el hecho. En el caso de los otros siete imputados -cinco de ellos policías- se ratificó la absolución de primera instancia.

Perassi tenía 36 años y dos hijos. Mantenía una relación extramatrimonial con Gabriel Strumia, producto de la cual quedó embarazada.

Los afiches de justicia por Laura Perassi. Foto: JUAN JOSE GARCIA

Los afiches de justicia por Laura Perassi. Foto: JUAN JOSE GARCIA

De acuerdo a la teoría de la fiscalía y la querella, el hombre la forzó a practicarse un aborto que derivó en su muerte. El cuerpo nunca pudo ser hallado.

Nueve personas fueron llevadas a juicio. En mayo pasado fueron absueltas por el beneficio de la duda Strumia y su esposa, Roxana Michl su chofer, Antonio Díaz Mirtha Rusñisky, señalada como la encargada de practicarle un aborto clandestino, y los policías Jorge Krenz, Adolfo Puyol, Gabriel Godoy, María José Galtelli y Adolfo Gómez.

Mientras la fiscalía reclamaba una condena a prisión perpetua para los cuatro civiles, el Tribunal de primera instancia consideró que “no existen crímenes perfectos, sino deficiencias investigativas”, planteó que las pruebas aportadas eran simplemente “datos y comentarios recolectados desde el dolor” por la ausencia de Perassi y definió la pesquisa como “desprolija, controvertida e insuficiente”.

Mirá también

Seis meses después, y por unanimidad, el Tribunal de alzada compuesto por tres jueces ratificó las absoluciones de Díaz, Rusñisky, Krenz, Puyol, Godoy, Galtelli y Gómez. Pero dispuso un cambio significativo respecto al primer fallo: condenó al matrimonio Strumia, aunque no existió unanimidad.

El Tribunal definió que, por el momento, Strumia y su esposa no vayan a la cárcel. Permanecerán con prisión domiciliaria, cumpliendo distintas reglas de conductas. Cuando se conozcan los fundamentos podrían apelarse condenas y absoluciones, por lo que el caso debería ser tratado por un nuevo Tribunal.

Alicia Ostri y Alberto Perassi, los padres de Laura. Foto: JUAN JOSE GARCIA

Alicia Ostri y Alberto Perassi, los padres de Laura. Foto: JUAN JOSE GARCIA

Los jueces Gustavo Salvador y Carolina Hernández coincidieron en condenar a 17 años de prisión a Strumia y a 7 a Michl, pero en ambos casos existió la disidencia del camarista Javier Beltramone.

Aunque afuera de los Tribunales allegados y distintas organizaciones celebraban la condena, Alberto Perassi, el padre de la joven, insistía en que la decisión no repara su mayor reclamo: conocer dónde está su hija.

“Queremos los huesos de Paula para terminar con esto. Falta Paula, los huesos de Paula. Lo que yo busqué siempre. Hoy me voy de acá sin Justicia, sin Paula. Estoy confundido”, reconoció el hombre. A su lado, la mamá de la joven, reclamaba lo mismo: “Yo lo que necesito es saber qué pasó con Paula. Yo quiero el cuerpo de Paula”.

Los padres de Paula Perassi. Foto: JUAN JOSE GARCIA

Los padres de Paula Perassi. Foto: JUAN JOSE GARCIA

Como parte de la investigación se estableció que Perassi estaba embarazada, que realizó consultas médicas y que no estaba dispuesta a practicarse un aborto.

No voy a poner en riesgo mi vida para dejar felices a otros”, comentaba en una conversación privada, por Fb, a un amigo de Strumia con el que generó un contacto frecuente por la pink social.

Ese punto fue avalado por el tribunal de primera instancia, aunque dijo que no existían pruebas para concluir que Strumia la obligara a interrumpir el embarazo.

En mayo, tras ser absuelto, Strumia insistía en una entrevista televisiva en su inocencia y se quejaba de haber sido tratado “como una basura y como un asesino”. Meses después se conoce la primera condena en un caso de violencia de género emblemático en la región.

EMJ

Facebook Comments