Tiros y muerte frente a un boliche: absuelven al dueño por legítima defensa – 20/06/2019

Fue confuso desde el primer momento, tanto que en principio se creyó que el hombre que estaba desvanecido dentro del car había muerto a causa del accidente que acababa de protagonizar, en el cruce de dos avenidas. En la ambulancia los médicos descubrieron que tenía un balazo en la cabeza. Recién ahora, seis meses después, la Justicia concluyó que el hombre que le disparó lo hizo en legítima defensa. Fue sobreseído. 

Todo ocurrió en la madrugada del 25 de diciembre pasado, durante los festejos de Navidad, frente a la disco La Luna, en Independencia casi Juan B. Justo, en la zona del estadio mundialista de Mar del Plata. 

Mariano Urtiaga, de 46 años, había sido expulsado del boliche por los empleados de seguridad. Estaba borracho y había intentado propasarse con una chica que trabaja en la disco. Se alejó, pero en realidad fue en busca de su car, un Peugeot 308, donde guardaba un arma, una pistola Bersa Thunder calibre 22 que no estaba registrada a su nombre. 

Mariano Urtiaga (46), el hombre que atacó a tiros el frente de un boliche de Mar del Plata y terminó muerto, en su Peugeot 308.

Mariano Urtiaga (46), el hombre que atacó a tiros el frente de un boliche de Mar del Plata y terminó muerto, en su Peugeot 308.

Minutos después, Urtiaga paró el coche a metros de la entrada del boliche, bajó y desde la vereda efectuó varios disparos contra el frente del lugar. Hubo una corrida, quienes estaban allí intentaron protegerse uno de los proyectiles impactó a una altura de 1,70 metros. Pasó a centímetros de la cabeza de un muchacho.

Al advertir el ataque, Sebastián Sosa Malde, instructor de tiro e hijo del propietario de la disco, de 38 años, salió armado.  Un par de minutos después reapareció el auto conducido por Urtiaga, pasaba a baja velocidad. Y otra vez disparó, lo hizo entre 2 y 4 veces más.

Sebastián Sosa Malde, absuelto por legítima defensa en el crimen de un hombre que atacó a tiros el frente de un boliche, en Mar del Plata.

Sebastián Sosa Malde, absuelto por legítima defensa en el crimen de un hombre que atacó a tiros el frente de un boliche, en Mar del Plata.

Sosa empujó una pareja hacia el interior del boliche y antes de cerrar la puerta para evitar que los tiros de Urtiaga alcanzaran a quienes se encontraban en la pista de baile, disparó con una Glock 9 milímetros. Un proyectil dio en el Peugeot, el otro en la cabeza de Urtiaga. El coche continuó sin conducción y chocó en el cruce de las avenidas.

En su perfil de Linkedin, Sosa Malde se presenta como «instructor de tiro (ITB ), tiro dinámico y tiro táctico israelí». En su foja de servicio, señala haber sido «custodio de valores y escolta VIP» para una empresa de seguridad privada de Mar del Plata, desde 2009. Además, en Facebook contaba ser «managment y director artístico» del boliche.

Tras los disparos, hubo confusión. Los médicos que lo llevaban en una ambulancia descubrieron que Urtiaga tenía un disparo en la cabeza. Sosa Malde, al día siguiente, acompañado por una abogada, se entregó en una comisaría y confesó ser el autor del disparo mortal.

Mirá también

Para el fiscal Juan Pablo Lódola, que desde el inicio de la investigación, la figura de la legítima defensa estuvo presente como una gran posibilidad. No obstante, debió detener a Sosa e imputarlo del «homicidio agravado por el uso de arma» hasta tanto se conocieran los informes balísticos y otras conclusiones científicas.

Ahora, la Justicia de Garantías resolvió que Sosa Malde había actuado bajo la excepción de la legítima defensa y dictó su sobreseimiento. Fue el juez de garantías Daniel De Marco quien aceptó el pedido del fiscal Lódola, quien había presentado un informe basado no solo en las cámaras de seguridad del boliche y del centro de monitoreo, sino también en testimonios de quienes fueron testigos y, principalmente, en las conclusiones de la Policía Científica.

Sosa fue sobreseído luego de establecerse que actuó amparado en la legítima defensa suya y de terceros. No hubo oposición a este fallo de parte de la familia de Urtiaga.

EMJ

Facebook Comments