Trump describe como «una mala thought» la ofensiva de Turquía contra las fuerzas kurdas en Siria

Los partidos turcos, a excepción del HDP, expresan su apoyo a la ‘Operación Manantial de Paz’

MADRID, 9 Oct. (EUROPA Push) –

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha afirmado este miércoles que la ofensiva lanzada por Turquía contra las fuerzas kurdas en el noreste de Siria «es una mala strategy» y ha recalcado que Washington «no respalda este ataque».

«Esta mañana, Turquía, miembro de la OTAN, ha invadido Siria», ha dicho en un comunicado, en el que ha resaltado que Estados Unidos «ha dejado claro a Turquía que esta operación es una mala plan».

«No hay soldados estadounidenses en la zona. Desde el primer día que entré en la arena política, dejé claro que no quería luchar en estas guerras interminables y sin sentido, especialmente aquellas que no benefician a Estados Unidos», ha argumentado.

Así, ha reiterado que las autoridades turcas «se han comprometido a proteger a los civiles, a las minorías religiosas, incluidos los cristianos, y a garantizar que no habrá una crisis humanitaria, y haremos que cumplan este compromiso».

«Además, Turquía es ahora responsable de garantizar que los combatientes de Estado Islámico retenidos permanecen en prisión y que Estado Islámico no se reconstituye de ninguna forma o manera. Esperamos que Turquía se ciña a todos sus compromisos y seguimos analizando la situación de cerca», ha remachado.

El comunicado ha sido publicado apenas unos días después de que el propio Trump diera ‘luz verde’ a Ankara para la ofensiva contra las Unidades de Protección Well known (YPG) y retirara a sus tropas de la zona.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Alemania, Heiko Maas, ha «condenado firmemente» la ofensiva turca y ha advertido de que la misma «supone un riesgo de desestabilización en la región y para un resurgimiento de Estado Islámico».

«Pedimos a Turquía que ponga fin a la ofensiva y busque sus intereses de seguridad de forma pacífica», ha señalado el ministro a través de su cuenta oficial en la crimson social Twitter.

En esta misma línea se ha expresado el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, quien ha mostrado su «preocupación» por la «iniciativa unilateral de Turquía» y ha incidido en que «supone un riesgo de desestabilización en la región».

Asimismo, ha manifestado que la ofensiva militar «podría causar un mayor sufrimiento a las comunidades locales», tal y como ha recogido la agencia de noticias AdnKronos.

El ministro de Exteriores de Países Bajos, Stef Blok, ha dicho en Twitter que Ámsterdam «condena la ofensiva turca en el noreste de Siria» y ha convocado al embajador turco en el país. «Pedimos a Turquía que no continúe por este camino», ha remachado.

APOYO DE LOS PARTIDOS TURCOS

En contraste con estas críticas internacionales, los partidos políticos turcos han expresado su apoyo a la ‘Operación Manantial de Paz’, poco después de que el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, anunciara el inicio de la misma.

Así, el líder del Partido de Acción Nacionalista (MHP), Devlet Bahceli, ha sostenido que Turquía «establecerá una ‘zona segura’ en el noreste de Siria, así como la paz, la tranquilidad y la estabilidad en la región».

El líder del partido, aliado del Partido Justicia y Desarrollo (AKP) de Erdogan, ha señalado además que la ofensiva «se lleva a cabo estrictamente en línea con el Derecho Internacional y los estándares de legitimidad».

Bahceli ha manifestado que Ankara ha lanzado la operación «para neutralizar a organizaciones traicioneras y separatistas que amenazan gravemente la supervivencia y la existencia nacional de Turquía», según ha recogido la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.

El líder del opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP), Kemal Kiliçdaroglu, ha deseado a través de Twitter que «Dios bendiga y conceda el triunfo a nuestros hijos», al tiempo que ha expresado su deseo de una operación «exitosa» en el país vecino.

Por su parte, el líder del Partido de la Gran Unidad (BBP), Mustafá Destici, ha argumentado que «el objetivo de esta operación es garantizar la seguridad fronteriza y eliminar la amenaza terrorista que emana de Siria».

«Espero que nuestros soldados regresen a casa a salvo y que la paz prevalezca en la región lo antes posible», ha dicho el líder del opositor Saadet, Temel Karamollaoglu.

EL HDP HABLA DE «CRIMEN CONTRA LA HUMANIDAD»

La única nota discordante ha sido el prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP), que ha denunciado el inicio del «intento de invasión de una región en la que más de cinco millones de personas, kurdos, árabes, turcomanos, yazidíes, musulmanes y cristianos, viven en armonía».

«Apoyar esta guerra significa preferir a las bandas de Estado Islámico antes que a estos pueblos como vecinos. Como hemos dicho muchas veces antes, ¡no a la guerra»https://www.europapress.es/», ha afirmado el partido a través de su cuenta en Twitter.

Por último, ha indicado que «el intento de invasión de la Rojava –el Kurdistán sirio– por parte de Turquía es un crimen contra la Humanidad y viola todas las leyes humanitarias».

«Este ataque dará a Estado Islámico una oportunidad de reorganizarse y arrastrar a la región a la profunda oscuridad de 2014. Apoyad a la Rojava, oponéos a la guerra», ha zanjado.

LA OFENSIVA

La operación turca ha arrancado días después de que Trump diera un giro de 180 grados a la alianza de Washington con las FDS, hasta entonces un aliado clave en la lucha contra Estado Islámico, y retirara sus tropas de la zona para permitir la ofensiva turca.

Kino Gabriel, otro portavoz de las FDS, tildó la decisión de «puñalada por la espalda». «Había garantías de Estados Unidos de que no permitiría operaciones militares turcas contra la región», dijo.

Las autoridades kurdas de Siria habían expresado su apoyo al acuerdo para la ‘zona segura’ pactada entre Washington y Ankara en este área y habían empezado a desmantelar sus posiciones defensivas antes del anuncio de Trump.

Por ello, han recalcado que la retirada de estas posiciones defensivas «dejó a nuestro pueblo indefenso», motivo por el que las FDS han pedido la creación de una zona de exclusión aérea en el noreste de Siria.

Turquía considera a las YPG grupo como un grupo terrorista por sus lazos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y ha reclamado en numerosas ocasiones a Estados Unidos que le retire su apoyo.

Facebook Comments