Un joven fue asesinado de una puñalada y Rosario ya suman 18 crímenes en 18 días

Después de dos días sin registro de homicidios en Rosario, un joven de 22 años fue asesinado el viernes por la noche en la zona oeste de la ciudad en el marco de una presunta disputa. Con este caso, ya son 18 las víctimas fatales en lo que va del año y es el primer episodio tras la firma del convenio de cooperación con el Gobierno nacional en el marco del despliegue de fuerzas federales que se puso en marcha esta semana.

Fuentes policiales informaron que Axel T. falleció este viernes a última hora luego de una pelea con otra persona ya identificada, aún prófugo este sábado por la mañana luego de la intervención del personal de la Comisaría 32°.

Según la hipótesis preliminar, ambos se cruzaron cerca del cruce del pasaje 1868 y la calle 1849, a pocas cuadras de Avenida Provincias Unidas y Bulevar Seguí. Los testimonios de testigos señalan que el sospechoso conocía al muchacho herido, quien murió en el lugar a raíz del puntazo que recibió en la parte izquierda del pecho.

El homicidio es el primero del año en inmediaciones del barrio La Lagunita. El último asesinato se había producido la tarde del martes a unas veinte cuadras hacia el centro. La víctima fue Franco Strambi, un chatarrero de 27 años al que acribillaron en la puerta de su casa sin motivo aparente.

Si se repasan los primeros 14 días de este nuevo año, sólo 2015, con 15 asesinatos, se asemeja con lo sucedido en 2020. Otro dato refleja la ferocidad criminal de estas semanas. De acuerdo a datos del Ministerio Público de la Acusación (MPA) todos los meses del año pasado finalizaron en el Gran Rosario con menos de 17 crímenes, con la excepción de marzo (21).

La ciudad vivió sus peores días en 2013, cuando en las crónicas policiales se repetían noticias vinculadas con la banda narco Los Monos.​ El 26 de mayo de aquel año acribillaron a balazos a uno de sus líderes, Claudio “Pájaro” Cantero. Días más tarde se inició un raid de venganzas contra los posibles homicidas.

Luego llegaría, en medio de una disputa entre bandas para ganar territorio, la detención de algunos miembros de la banda. Desde Ariel “Guille” Cantero​​, uno de los jefes, pasando por sicarios, lavadores de bienes y policías que reportaban a la organización.

Mirá también

Aquel 2013 marcó un hito en la violencia community. En octubre se registraron 33 crímenes, más de uno por día. Fue el mes más sangriento hasta la actualidad. Entre octubre de 2013 y febrero de 2014 se contabilizaron 150 homicidios en 151 días.

El Gran Rosario finalizó 2013, su año más cruento, con una tasa que triplicaba la media nacional de aquel año: 22,5 homicidios cada 100 mil habitantes contra los 7,3 que se alcanzó en todo el país. Ese registro fue moderándose en la Unidad Regional II hasta alcanzar en 2019 los 13,2.

Enero suele ser un mes complejo en el registro de asesinatos. En 2014 y 2015 se alcanzaron los 28 casos, casi uno por día. Sin embargo, ni siquiera en estos años, el arranque fue tan violento como en 2020. En los primeros 14 días del 2014, hubo 11 crímenes y 15 en el mismo período de 2015. Comparando el resto de los años, en la primera quincena de 2013 fueron seis asesinatos en 2016, ocho en 2017, siete en 2018, 12 y en 2019, seis.

Mirá también

Con 19 crímenes en todo enero y 12 sólo en la primera quincena, 2018 amaneció con una nueva guerra narco que tenía como protagonistas a dos clanes familiares: los Funes y los Caminos. Los dos grupos luchaban por espacios para comercializar drogas en algunas zonas del sur de la ciudad. La disputa escaló de tal manera que desde los dos bandos se prometían venganza y muerte a través de las redes sociales.

Uno de sus miembros hasta se exhibió en un video celebrando el año nuevo disparando al aire con una ametralladora mientras cumplían con arresto domiciliario. La disputa derivó en crímenes sangrientos y múltiples detenciones.

Las nuevas autoridades en Santa Fe vinculan la situación real con el reacomodamiento de bandas delictivas, pero también atribuyen el clima de inseguridad a los cambios impulsados en las cúpulas policiales.

Facebook Comments