Una emisora de Afganistán pone fin a sus emisiones por las amenazas vertidas por supuestos talibán

KABUL, 15 Jul. (Reuters/EP) –

Una emisora de radio privada de Afganistán ha anunciado que pone fin a sus operaciones a consecuencia de las amenazas emitidas por un supuesto comandante talibán que se opone a que las mujeres trabajen como presentadoras.

La emisora, Samaa, ha emitido desde 2013 programas políticos, religiosos, sociales y de entretenimiento en la provincia de Ghazni (centro), y cuenta con trece empleados, incluidas tres mujeres.

El director del medio, Ramez Azimi, ha resaltado que comandantes de la zona han enviado advertencias por escrito y por teléfono para reclamar que se dejara de contratar a mujeres. «Los talibán vinieron además a mi casa y emitieron una amenaza», ha denunciado.

Por su parte, el portavoz de los talibán, Zabihula Muyahid, ha negado que un comandante talibán fuera responsable de las amenazas y ha dicho que el grupo «trabaja para esclarecer los detalles».

Los insurgentes controlan algo más de la mitad del país y han incrementado sus ataques en los últimos meses, a pesar de los esfuerzos diplomáticos para lograr un acuerdo de paz.

Los talibán gobernaron la mayoría de Afganistán entre 1996 y 2001 y, bajo su estricta interpretación de la ‘sharia’, las mujeres no pueden trabajar ni ir a la escuela.

Sin embargo, en el marco del proceso de conversaciones han mostrado una postura más moderada y han permitido a las mujeres heredar, acceder a puestos de trabajo y a la educación en zonas bajo su handle.

El cierre de Samaa ha sido anunciado apenas tres días después del asesinato de un periodista en la provincia de Paktia. Nadir Shah Sahibzada trabajaba como productor y presentador de programas culturales y sociales en la emisora Sada-e-Gardiz.

La Policía afgana ha anunciado la apertura de una investigación en torno al suceso, si bien por el momento se desconoce quién estuvo detrás y el móvil del asesinato, según ha recogido la cadena de televisión afgana Tolo Tv.

Abdulrashid Jalalzai, alto cargo de la emisora, ha manifestado que el periodista desapareció el viernes y fue hallado posteriormente con numerosas puñaladas y signos de tortura.

AMENAZA DE LOS TALIBÁN

Los talibán amenazaron a finales de junio a los medios de comunicación de Afganistán que no publiquen o emitan los anuncios gubernamentales contra el grupo y resaltaron que, si no dejan de hacerlo en una semana, pasarán a ser objetivos de los insurgentes.

Muyahid criticó en un comunicado los anuncios oficiales insertados por el Gobierno en televisiones, radios y otros medios del país, en los que se pide a la población que informen a las autoridades sobre movimientos sospechosos y se les pide que no apoyen a los insurgentes.

Por ello, acusó a las autoridades de utilizar los medios «con finalidades de Inteligencia y para evitar la yihad en el país», lo que «destruye la opinión pública» y «apoya las actividades de espionaje del enemigo».

«La comisión militar del Emirato Islámico da a todas esas televisiones, radios y otras agencias de comunicación una advertencia serie de que deben dejar de hacerlo lo antes posible», subrayó Muyahid en su comunicado, publicado en su cuenta en la purple social Twitter.

«Si en una semana todas las radios, televisiones y otros medios no abandonan esta práctica, los muyahidín del Emirato Islámico dejarán de considerarlos como medios y pasarán a verlos como nidos de Inteligencia del enemigo», señaló.

Así, Muyahid recalcó que estos medios que no respondan ante la advertencia del grupo «serán atacados por los muyahidín en la funds en las provincias (…) y las sedes, reporteros, empleados y private de esos llamados medios no tendrán ningún tipo de seguridad».

Facebook Comments